Hoy en día, instalar una alarmas sin cuotas es una magnífica alternativa para proteger nuestra propia vivienda o nuestro negocio ante intrusiones no deseadas. De igual modo, muchas comunidades de vecinos han pasado a la proactividad colectiva instalando cámaras de videovigilancia con dispositivo de alarma en las zonas comunes para evitar esta clase de situaciones. Ya sea para prevenir robos u ocupaciones, se trata de una solución sencilla a las brechas de seguridad que todas las propiedades presentan.

A continuación vamos a hablar, con más detalle, de las ventajas de instalar alarmas de alta seguridad en viviendas, comunidades de vecinos y negocios.

Beneficios de instalar una alarma contra intrusos

Si tu objetivo es mejorar la seguridad de tu edificio o empresa, un sistema de alarma contra intrusos es esencial. La instalación de una alarma contra intrusos tiene los muchos beneficios que en las líneas siguientes nos ocupamos de desglosar. Además, en el próximo apartado te hablamos de las ventajas específicas que supone la instalación de un equipo de videovigilancia con alarma en tu empresa o local de negocio. ¡Toma nota!

Blíndate contra robos

Siempre existe una gran amenaza de robo para los propietarios de viviendas en propiedades verticales. Los ladrones, en un único espacio comunitario, pueden elegir entre diferentes viviendas o asaltar varias (esto último suele suceder en los períodos vacacionales). Ante esta circunstancia, la única respuesta segura es un sistema de alarma contra intrusos dotado de sensores o de cámaras de videovigilancia.

La presencia visible de sistemas de alarma disuade a los intrusos. Por lo tanto, puedes detener el robo antes de que suceda, haciendo obvio que tu edificio está protegido con sensores y con cámaras de videovigilancia. Si la alarma tiene conexión directa con la policía, también puede indicarse en la fachada de la propiedad para disuadir aún más a los ladrones o asaltantes.

Si un delincuente irrumpe en las instalaciones, los sensores de movimiento detectarán su intrusión, sonará una alarma y se alertará a una persona designada o a varias, así como a otros organismos en caso de configurarse de tal forma. Es el primer paso para iniciar una respuesta rápida policial. Así, la ventana de oportunidad del ladrón se reduce.

Evitar que los vándalos y ocupas entren en el edificio

El vandalismo es uno de los factores que más daños puede ocasionar en un edificio colectivo. Los vándalos pueden tener la intención de destrozar diversas áreas de la propiedad. Las ventanas rotas y los grafitis en las paredes son lo suficientemente dañinos, pero ¿qué sucede si logran entrar en las zonas comunes?

La instalación de un sistema de alarma contra intrusos es una forma eficaz de mejorar la seguridad general en el edificio. En relación a los ocupas, es la única forma fiable de defenderse, ya si no se alerta a la policía en las primeras horas, esta no podrá hacer nada y será necesario iniciar un tedioso proceso judicial para desalojar a los ocupantes.

Tranquilidad cuando estés fuera de la propiedad

Debido a que la mayoría de los intrusos atacan en medio de la noche, es en las primeras horas cuando las comunidades y viviendas individuales están en mayor riesgo. No todas las colectividades pueden permitirse una presencia de seguridad física durante todo el día, pero las alarmas contra intrusos pueden brindar protección en ausencia de las personas.

Se puede configurar un sistema de alarma para que te avise si hay un intruso. Por lo tanto, podrás descansar tranquilo durante las horas en las que las zonas comunes del edificio estén vacías. También en los meses de verano, en los que un gran número de vecinos pueden abandonar el edificio por las vacaciones y no resulta sencillo establecer una vigilancia óptima para prevenir robos y ocupaciones.

Reducir las primas de seguros

La instalación de una alarma contra intrusos mejorará la seguridad en tu edificio al reducir el riesgo de un incidente de las características que te venimos describiendo. Como resultado, puedes reducir tu prima de seguro anual.

El ahorro puede incrementarse aún más con la introducción de la monitorización en el sistema de alarma. Esto agrega una capa adicional de seguridad al edificio, porque garantiza al 100 % que alguien (que no sea el intruso) esté al tanto del robo.

La cantidad que tu comunidad puede ahorrar dependerá de vuestro proveedor de seguro, aunque puedes aprovechar después de instalarla para solicitar nuevas ofertas por parte de otras compañías que valoren estos equipos en el cómputo general. Así, gran parte del coste de los sistemas de seguridad se pueden compensar con el ahorro en las primas de seguros.

Aumentar las posibilidades de que la policía detenga a los delincuentes

Es posible que haya personas cerca que escuchen a un criminal irrumpir y lo notificarán a la policía. Sin embargo, es igualmente probable que un intruso pueda entrar en tu edificio sin ser detectado.

Al instalar una alarma contra intrusos, esta puede alertar a todos los que se encuentren cerca del invasor, lo que aumentará considerablemente las probabilidades de que la policía llegue a tiempo para detener al delincuente. Como se mencionó anteriormente, estos equipos pueden ayudar a las fuerzas de seguridad a actuar antes, sobre todo si la alarma tiene conexión con la policía.

La presencia de alarmas de intrusos también reduce la posibilidad de que alguno de los vecinos se exponga a una situación peligrosa. Los agentes de policía han sido capacitados para tratar con criminales peligrosos, de manera que es una forma más eficaz y segura de lidiar con el problema que la vigilancia personal.

Lo mismo sucede con los ocupas, que no tendrán tiempo de reaccionar y proveerse de cerrojos y otras medidas de contención, ya que la policía los tratará como a cualquier otro allanador de morada en los primeros instantes de la ocupación.

Conseguir una mayor sensación de seguridad

Incluso cuando todos los vecinos se encuentran en el edificio, el miedo a ser asaltado es cada vez más frecuente entre propietarios de diversa condición. Como es lógico, las personas mayores se sienten más expuestas a esta clase de sucesos, pero cualquiera, en mayor o menor medida, puede ser víctima de un robo o de un asalto.

Las alarmas y la videovigilancia se convierten en aliados imprescindibles en estos tiempos en los que la delincuencia crece de forma directamente proporcional a la crisis económica originada por la pandemia. Sobre todo, permiten a las personas sentirse seguras y protegidas en su propia casa. Mediante la acción colectiva se puede conseguir un nivel aún más alto de seguridad. El uso de cámaras y sensores en las zonas comunes es una medida preventiva que supone un primer anillo de control de intrusos previo a otras actuaciones individuales en cada vivienda.

No cabe duda de que contar con estos sistemas reduce las probabilidades de que un asaltante se decante por esa propiedad en concreto, y buscará otras opciones menos protegidas ante tales escenarios.

Alarmas sin cuotas para empresas

Ya se trate de un local de negocio sin atención al público o una tienda donde se lleven a cabo actividades comerciales, una alarma antirrobo cumple dos propósitos básicos: alertar a los ocupantes de la empresa y a las personas cercanas de la intrusión y ahuyentar a los posibles intrusos.

Funcionan mediante una serie de sensores que se activan en cuanto detectan alguna actividad sospechosa, notificando la situación para que tomes las medidas necesarias. Por otro lado, las alarmas con conexión a policía son ideales para poner en alerta a las fuerzas de seguridad del estado sin necesidad de tu intermediación, aunque también recibes una notificación si sucede algún evento.

Hay varios tipos de alarmas antirrobo comerciales disponibles, y elegir la mejor para tu empresa depende del nivel de protección que estés buscando.

Las alarmas-intrusos que se comercializan hoy en día permiten indicar uno o varios titulares que serán avisados en cuanto tenga lugar la intrusión. Si se combinan con cámaras, pueden enviar imágenes en tiempo real de la propiedad, de modo que la persona notificada tendrá la opción de evaluar la amenaza por su cuenta.

Además de las alertas habituales que hacen las alarmas antirrobo comerciales, los sistemas monitorizados alertan a la policía tan pronto como los sensores detectan cualquier actividad inusual, lo que permite una respuesta garantizada y protección 24 horas al día, 7 días a la semana, incluso cuando la empresa está vacía y deshabitada.

En definitiva, una alarma sin cuotas se convierte en una inversión básica en estos días en los que la inseguridad sigue creciendo, así como el número de ocupaciones ilegales de viviendas. Se trata de una magnífica alternativa que puede suponer la diferencia entre sentirse seguro en casa o no, una cuestión de extrema relevancia. Si nos paramos a pensarlo, ¿qué puede haber más preciado que disfrutar de nuestro tiempo sin tener que estar pensando en los posibles problemas de seguridad de la propiedad?

Si quiere saber más sobre Alarmas , visite nuestra página o llámenos.

Abrir chat